Blog de José A. Maldonado

Secciones

Actualidad ¿Son parecidas las temperaturas actuales a las del año pasado por estas fechas?

     Si bien el mes de junio de 2014 fue sin duda caluroso, las temperaturas que nos está deparando la ola de calor que estamos padeciendo, son, en casi todas la regiones, bastante más altas en esta ocasión. Pocas veces nos encontramos en los inicios del verano con valores termométricos tan extremos como los que se están registrando últimamente.

     En casi todos los observatorios de capitales de provincia la jornada de ayer fue la más calurosa del año hasta ahora (en algunos puntos, incluso, se puede ver superada por la de hoy). Solamente en Bilbao, San Sebastián, Málaga, Ceuta y Las Palmas de Gran Canaria, las máximas de ayer fueron ligeramente inferiores a las del 28 de junio de 2014, como pueden observar en la tabla adjunta en la que se exponen todas las del mismo día de ambos años.

     En la tarde de este sofocante domingo fueron trece capitales de provincia en las que llegaron a superarse los 39ºC y de ellas en seis se alcanzaron más de 40ºC. Sin embargo, en contra de lo que pudiera pensarse solo fueron tres los observatorios los que marcaron valores que nunca habían registrado en un mes de junio. Concretamente, Madrid (El Retiro) donde se midieron 39,1ºC (le siguen los 38,8ºC de 12 de junio de 2012); Lérida 39,3ºC, que supero los 39,2ºC del 22 de junio de 1967 y Granada que con 41ºC de máxima rebasó en 1ºC a los 40ºC del 23 de junio de 2001.

     Las temperaturas más altas registradas en un mes de junio, hasta ahora, en capitales de provincia son 45,2ºC en Sevilla (27 de junio de 1965) Y 45ºC en Córdoba (26 de junio de 1965).

Ciudad 2014 máx. 28 junio 2015 máx. 28 junio
La Coruña 20 21,1
Lugo 19,3 27
Orense 23,7 37,9
Pontevedra 21 28,6
Oviedo 18,8 20
Santander 22,2 25,4
Bilbao 27,7 23,4
San Sebast. 26 25,8
Vitoria 24,6 28,9
Pamplona 29,9 31,7
Logroño 29,3 35,5
Huesca 31,7 38,6
Zaragoza 37,4 39,4
Teruel 31,6 36,7
Barcelona 27,1 27,5
Tarrragona 28,2 30,3
Lérida 35 39,3
Gerona 31,9 32,8
Castellón 30,2 31,3
Valencia 28,6 29,6
Alicante 31,1 36,7
Palma de M. 29,4 33,7
Murcia 31,2 41,5
León 19,8 33,1
Zamora 24,5 37,5
Salamanca 25,2 37,4
Valladolid 22,7 36,7
Palencia 22 35,5
Burgos 22,4 33,7
Soria 26,4 33,4
Segovia 25,9 34,3
Ávila 25,9 34,2
Cáceres 27,6 40,7
Badajoz 29,6 42,3
Madrid 29,6 39,1
Toledo 31,5 40,7
Ciudad Real 31,6 39,9
Albacete 33 39,2
Cuenca 30,2 37,3
Guadalajara sin información 38,2
Jaén 32,4 39,7
Córdoba 36,4 43,7
Sevilla 35,9 42,6
Huelva 31,8 36,5
Cádiz 26 30
Málaga 35,7 33,6
Granada 32,2 41,1
Almería 26 32,2
Ceuta 31,5 28,6
Melilla 30 31,8
Las Pal. G.C. 26,1 24,7
Sta.C.Tener. 28,3 30,8
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Aunque ya sabemos que España es el país más seco y cálido de Europa, me pregunto por qué las masas de aire africano son tan frecuentes y duraderas. Rara vez llegan a Italia o Grecia y los 40 grados de Madrid seguro que ninguna capital europea los alcanza este verano. En Oriente Medio están las famosas olas de calor provocadas por el viento Khamsin, pero no duran más de dos días (de ahí el nombre, “cincuenta”). En España, en cambio, las olas de calor duran semanas enteras.
    Por otro lado, si la masa tan cálida que tenemos ahora encima proviene del N de África, y más concretamente de Marruecos, cómo se explica que tanto ayer como hoy las ciudades marroquíes -y concretamente Marrakech- estén registrando máximas más bajas que las nuestras.
    Después de una primavera tan seca y tan cálida solo nos faltaba esto: un verano tórrido.
    Un cordial saludo.

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
      • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

        Responder
    • Creo que tengo que rectificar o retirar una de mis afirmaciones en el anterior comentario, cuando decía que los 40 grados de Madrid no los alcanzará ninguna capital europea. Hoy mismo, día 1 de julio, en el centro de París, en la estación del Parc Montsouris se han medido 39.7º, lo que constituye un récord para la capital francesa. En fin, mucho calor para una ciudad que no está acostumbrada a estos excesos, pero al menos pueden “refrescar” la vista con el caudaloso Sena y con el verdor de los parques y jardines. No creo que estén todo el mes de julio con la ola de calor, pues esto es exclusiva nuestra.

      Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Muy bueno el anterior comentario del Sr Raúl, destaco además que existe una leve pero constante tendencia de temperaturas al alza, por lo menos en Jaén capital que es donde resido, se nota bastante.
      La última vez que la nieve ocasionó algún problema en la ciudad, ocurrió en enero de 2010, estos dos últimos inviernos han sido “suaves” sin acusadas olas de frío.
      Otro aspecto a destacar es la extensión o duración de las estaciones, aquí llega la feria de octubre y seguimos con calor, llegando el frío muy tarde, el pasado año incluso a principios de noviembre el tiempo fue excelente.
      Además este fin de semana pasado, pude comprobar la elevación de temperatura del mar Mediterraneo que explica en su blog el Dr Picazo. ¿Deparará este hecho a posteriori una posible mayor inestabilidad atmosférica?, es un tema muy interesante en mano de los profesionales de la meteorología, lo que es clave también es la migración de las distintas poblaciones de medusas (tan temidas en nuestras costas y con toda la razón), así como otros datos que aunque son menos comunes son interesantes como la concentración de oxígeno y dióxido de carbono del Mediterraneo; análisis de algas y la migración de otras especies.

      Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Sin ser muy entendido o experto en tema climático y meteorológico pero muy aficionado a ambos, puedo decir y si me equivoco que me corrijan varias cuestiones. Y así intento responder a cuestiones que se plantean por ahí que a mi también me han hecho cuestionarme cosas. Es cierto que cada año hace más calor en España, no es matemático el día o el mes, pero las medias no engañan. Si echamos la vista atrás a la evolución de las temperaturas que datan de 1971 a la actualidad, vemos que las barras indicadoras de las temperaturas medias, poquito a poco cada vez suben más. Es cierto que ha habido años fríos, pero estos han sido hechos puntuales. Por decirlo claramente, si tenemos 3 o 4 años de subidas constantes de temperaturas medias, a lo mejor hay un año que la temperatura es más baja, pero a buen seguro el año siguiente volverá a ser tanto o más calido que los anteriores. Eso lo primero. Lo segundo, es cierto, que julio del año pasado fue frío, para ser julio, pero no olvidemos que después vino agosto con sus 3 semanas de calor, no tan agobiante como el de estos días, pero si de noches, que no bajaban las temperaturas a la cifra que debiese ser habitual para un mes de agosto, que si bien tiene que ser caluroso, el más caluroso, suele ser julio como norma general. Otro dato a tener en cuenta suelen ser las tormentas. Yo recuerdo y muchos me dicen que por regla general, las tormentas solían comenzar a mediado de agosto y en muchos lugares de ambas mesetas, en Madrid, imagino, no lo se, porque llevo pocos años viviendo en la zona centro pero que ahora ya no se dan. Como tampoco se dan esas famosas nieblas en el valle del Ebro, que podían durar un par de semanas fácil. Se plantean cuestiones de por ejemplo por qué aquí hace más calor que por ejemplo en Marruecos en un mismo día. Pues hombre, creo que es más que evidente, que una ola de calor, depende mucho de las masas de aire que se mueven por las diferentes latitudes. Digamos que a nosotros nos ha llegado la masa de aire calido procedente de Marruecos, y en Marruecos se les ha quedado una masa de aire menos cálida, que bien puede proceder del Atlántico o bien simplemente por desplazamientos de masas de aire, se les ha quedado una masa más templada. El factor viento influye tambien de manera notoria. Con viento del sur, en la zona del Cantábrico Oriental, sobretodo el Pais Vasco, la gente aficionada a la meteorología, sabrá, que por el efecto Foehn, el viento sur provoca que por ejemplo en invierno, en San Sebastián de día puedan tener fácil más de 25 grados y en Vitoria, no pasen de 20 o 18 incluso. O noches, con viento sur, de San Sebastián tener 20 grados y Vitoria 10 o menos. Yo recuerdo vivir en San Sebastián y estar a 28 de Diciembre, y el termómetro marcar 28 grados. Los malagueños nos podrían hablar del famoso y temido viento terral, que dispara las temperaturas. Y es que España, por su orografía tiene un clima muy característico que no se dan en otros paises de Europa, como Italia, Francia o Alemania. Es muy común ver un frente atlántico barrer Francia de oeste a este y repartir lluvias a todo el país. ¿Cuándo ocurre esto en España? Nunca. Porque el frente atlántico, da mucha lluvia al oeste y centro, pero el Mediterráneo queda casi sin ver gota. Cuando entra un frente del noroeste o norte, ven lluvia en el Cantábrico, pero a partir del Sistema Central hacia abajo, ni gota. Y así podría contar una y mil. No conozco mucho la orografía de Oriente Medio, pero también intuyo que influye mucho en su clima. Yo soy muy aficionado a mirar temperaturas de todo el mundo y me chocó bastante ver cómo en Irak o Irán estando tan cercanos, haya una diferencia increible de temperaturas, pero claro, me di cuenta después que la capital de Iran está a casi 1000 metros de altitud y la de Irak, está a casi rozando el nivel del mar y eso explicaba el hecho de tener en invierno, Bagdad temperaturas que no llegaban a ser inferiores a 8 o 9 grados y en Teherán sin embargo, llegar a nevar. Por eso el tema de la orografía. En el mismo Africa pasa, que paises como Tanzania o Kenia, tienen temperaturas muy suaves para estar en pleno Africa. Italia, a pesar de tener la latitud parecida a la de España, no tiene esas olas de calor como tenemos aquí precisamente porque los vientos no les traen esas masas de aire Sahariano como nos vienen aquí. Pero si nos trasladamos a Grecia, allí sí que sufren también mucho el calor. Solo hay que ver temperaturas en Atenas, que pasan de 40 grados en gran cantidad de ocasiones. No se, son detalles que a lo mejor a muchos les pasan desapercibidos, y aunque es cierto que cada año hace más calor en todo el mundo, en países como el nuestro lo vamos a notar más por la zona en la que nos encontramos. La corriente del Golfo también influye mucho en nuestro clima, no lo olvidemos, sobretodo en invierno. Espero haber contestado a varias cuestiones que se planteaban, que como digo no soy experto ni mucho menos, pero la lógica, los datos que he ido indagando por curiosidad, y mi afición por la meteorología hacen que al final tú mismo te respondas a las preguntas que te formulabas hace años. Por poner un ejemplo y ya concluyo esta chapa. Yo de pequeño siempre me preguntaba por qué por ejemplo en Nueva York o Whasington nevaba y hacía tanto frío en invierno (entonces las temperaturas y el clima lo sabía por el teletexto) y aquí en España no teníamos tanto frío. Y claro, la respuesta fue 20 años después, cuando me enteré que existía la tan famosa corriente del Golfo (de México) que hacía que las masas de aire frío no entrasen directamente de la zona del Polo Norte, como suele ocurrir en EEUU cuando les entra de Canadá. Pero esa misma corriente del Golfo dejará de existir cuando los polos se derritan y aumente el nivel del mar. Y cuando deje de existir esa corriente del Golfo, por lo que decían en el reportaje, entonces viviremos una nueva era glacial. Pero bueno, creo que nuestra generación no la vvirá, pero en las siguientes ya lo veremos. Un cordial saludo a todos.

    Responder
    • La verdad es que son muy interesantes e instructivos todos los comentarios que estáis haciendo en el blog. Totalmente de acuerdo con Raúl, cuando dice que cada vez se están batiendo más récords de calor -Y DE SEQUÍA- en España, pero no de frío.
      Ojalá tenga razón José -permitidme que os tutee- y el aumento de temperatura del Mediterráneo provoque una “tropicalización” del clima español. Ya que tenemos tanto calor, al menos que llueva todas o casi todas las tardes, como ocurre en las zonas tropicales. ¿Es eso lo que insinúas, o me equivoco?
      A Eduardo le respondo que no he estado en Praga o Budapest, pero sí he sufrido 38º en Nápoles y 36 en Roma, con un bochorno impresionante. Ahora bien, tanto en Italia como en los países de Europa central disfrutan de una alta pluviosidad y de una vegetación exuberante todo el año. En España, por el contrario, las sequías son cada vez más severas y el paisaje en verano es más que estepario, con el dominio de los ocres y los amarillos. Cuando viene algún año húmedo -1996, 2010, 2013-nos alegramos mucho los amantes de la meteorología, pero creo que suponen una “gota” en el inmenso “océano” de años secos o muy secos. La mitad S de España es la zona más seca de Europa y de toda la cuenca mediterránea, exceptuando Egipto y Libia. Este año hidrológico en el que nos encontramos -2014/2015- ya han caído 664 litros en Jerusalén y más de 900 en Beirut, mientras que en Granada llevamos 227; 324 en Écija (Sevilla) y cifras mucho menores en Almería, Murcia, Valencia y un largo etcétera. Resumiendo, que somos un país muy cálido y muy seco y, para colmo, los expertos en el cambio climático auguran menos lluvia en los países secos como el nuestro. Lo que nos faltaba.
      Totalmente de acuerdo también con el interesante comentario de Aitor, aunque tengo que aclararle un poco mi comentario sobre Marruecos y las olas de calor. Si los mapas de las masas de aire nos indican que la masa cálida viene de África, es decir del Sáhara, creo que eso significa que el foco, o sea el “horno”, está en el desierto y no entiendo que en Marruecos, estando más cerca del “horno”, no se quemen tanto. Se supone que el panadero que hace el pan pasa más calor que la señora o señorita que lo vende en el despacho, al estar aquel más cerca del horno. Bueno, a lo mejor Aitor lleva razón y quiere dar a entender que la masa de aire africano, al pasar por encima de la ardiente y seca España se recalienta aún más. En fin, son misterios de la Física, que es la madre de la Meteorología.
      Un cordial saludo para todos y disculpad mi rollo patatero.

      Responder
  • Para que desaparezcan las olas de calor, hace falta algo: ARBOLES. Por lo menos asi pienso. Debido a que los arboles son los unicos que pueden soltar cantitades grandes de vapores de agua, pues asi se aumentara la humedad del aire y formacion de nubes.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder