Blog de José A. Maldonado

Secciones

¿Sabías que...? ¿Son fiables los pronósticos meteorológicos estacionales?

He comentado infinidad de veces y es algo en lo que todo el mundo estará de acuerdo, que un pronóstico, en cualquier campo, y la meteorología no es una excepción, puede que realmente no se cumpla. De no ser así y siempre llegasen a ser una realidad, ya no sería correcto emplear esa palabra. Sería una aseveración y no una predicción.

Desde que ingresé en el Cuerpo de Meteorólogos allá por 1970 (lógicamente ya era físico), la evolución de las herramientas de que disponemos para los pronósticos meteorológicos han evolucionado de manera extraordinaria. Esto redunda en que los pronósticos sean mucho más certeros y abarquen un periodo bastante más amplio, pero aún así llegar al cien por cien de aciertos es hoy en día algo impensable.

Con frecuencia nos preguntan que con cuanto tiempo se puede asegurar que el pronóstico se va a cumplir al 100%. La respuesta es que nunca, aunque dependiendo de la situación las probabilidades de acierto varían. Cuando estamos bajo la influencia de un potente anticiclón es mucho más previsible lo que va a suceder que cuando la atmósfera da muestras de inestabilidad o se aprecia la proximidad de un frente.

Pero aquí lo que intento explicar es la fiabilidad de los pronósticos estacionales y cómo interpretarlos. Se suelen publicar en las postrimerías de cada mes de cara a los tres siguientes y son exclusivamente para dos parámetros: la temperatura y la precipitación.  En ellos se indica si la media de cada uno de dichos parámetros va a estar al final del trimestre por encima de la considerada como “normal”, por debajo de la misma o en torno a ese valor.

Con estos pronóstico estacionales nos enfrentamos a dos retos. Uno que todavía pese al gran avance en este campo ese tipo de predicciones resultan fallidas en muchas ocasiones debido su amplio rango temporal, a los datos con que contamos y otro que es importante tener en cuenta de que hablamos de un valor medio porque, por ejemplo, podría darse la circunstancia de que en abril hubiese una quincena muy lluviosa y diese como resultado que lo recogido al final del trimestre estuviese por encima de lo “normal”.

Como conclusión, se puede decir que estas predicciones no son totalmente concluyentes y que con la evolución de los modelos y tecnología iremos mejorando su % de acierto. pero si pueden darnos una idea de las tendencias mensuales o estacionales.

Este pronóstico se difunde ahora ya que tanto la sociedad como los medios de comunicación demandan información de pronóstico en cuanto está disponible, pero es necesario conocer las limitaciones de los mismos y entender que a día de hoy es imposible tener una fiabilidad del 100%