Blog de José A. Maldonado

Secciones

¿Sabías que...? Preparativos de los 500 años de la primera circunvalación del mundo

Con todo ahínco trabaja ya desde hace tiempo la comisión organizadora de los numerosos actos conmemorativos de los 500 años de la primera vuelta al mundo capitaneada por Fernando de Magallanes primero y, posteriormente, a la muerte de este el 27 de abril de 1521 en la batalla de  Mactán (Filipinas), por Juan Sebastián Elcano.

El portugués Magallanes concibió la idea de llegar a las Islas Molucas, las mismas que buscaba Colón, llamadas islas de las especias, por occidente para no atravesar los mares que con arreglo al tratado de Tordesillas (1419) correspondían al vecino país. Tras la aprobación del Rey Carlos I y después de superar numerosas dificultades, el 10 de agosto de 1919 partió de Sevilla, aguas abajo, concretamente del puerto de Mulas, frente a la Torre del Oro, construida tres siglos antes, una expedición compuesta por cinco naves, Victoria, San Antonio, Concepción, Santiago y Trinidad, al mando esta última del propio Magallanes.

Tras permanecer varias semanas en Sanlúcar de Barrameda resolviendo diversos asuntos y cargar de avituallamientos los barcos, la expedición, compuesta por 239 hombres, zarpó definitivamente hacia el sur el 20 de septiembre.  Tras hacer escala en Tenerife donde aprovisionaron de leña, agua y brea continuaron la travesía atracando de nuevo en lo que hoy es Río de Janeiro.

El 22 de mayo naufragó una de las naves, la Santiago, en las costas de la Patagonia y el 27 de noviembre la Concepción  fue el primer navío que cruzó el Estrecho que fue bautizado con el nombre de Magallanes. Los tripulantes de la nave San Antonio tuvieron miedo y decidieron regresar a España.

Doblado ya el cono sur del Continente americano, navegaron  por el por el océano al que le pusieron el nombre que conserva, el Pacífico, porque tuvieron la fortuna de no encontrar ni un solo temporal en su singladura, siendo la una desventura el que tardaron tres meses en encontrar de nuevo tierra. Fue el 6 de marzo de 1521 cuando arribaron al archipiélago de las Marianas y más tarde, el 15 de ese mismo mes llegaron al archipiélago de San Lázaro al que cambiaron de nombre y le pusieron Filipinas. Habían llegado, al fin, al “Extremo Oriente”, donde quería llegar Colón, y fue allí donde murió Magallanes luchando contra una tribu el 27 de abril de dicho año en la batalla de Mactán.

Tras esa fatalidad, se decidió quemar la Concepción y todos los tripulantes que quedaban se distribuyeron entre las otras dos naves que quedaban, la nao Trinidad que estaba al mando de Gonzalo Gómez de Espinosa y que fue elegido jefe de la expedición, y la nao Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elcano. Tras cargarlas de especias se inició el regreso a España surgiendo una nueva contrariedad puesto que la Concepción se averió y tuvo que quedarse en el puerto de Tidore para regresar de nuevo a Panamá.

Fue entonces cuando se hizo cargo de la expedición, Elcano, el capitán de la única que quedaba y, aunque no les afectó ningún huracán tuvieron que soportar diversos  temporales hasta que el 6 de septiembre de 1922 llegó a Sanlúcar de Barrameda desde donde, remolcada, dado su maltrecho estado, por el Guadalquivir hasta arribar la nao Victoria con solo 18 hombres hasta el puerto de Sevilla, de donde había partido casi tres años antes.

En el muelles se encontraban las autoridades de la ciudad, los miembros de la Casa de Contratación y un numerosísimo público para recibir a aquellos héroes tras la gesta inigualable que habían llevado a cabo.