Ola de frío: llegan las heladas más fuertes desde hace años

Un anticiclón centrado en el Atlántico, al noroeste de la Península Ibérica y una borrasca situada al oeste de Italia canalizan los vientos de componente note que ahora nos afecta, propiciando la entrada de una masa marítima, fría y húmeda desde el viernes que ha dado origen a precipitaciones en la Cornisa Cantábrica y los Pirineos.

VIDEO: VISTA DE LAS NEVADAS DESDE EL SATÉTITE

En estas regiones han sido especialmente intensas y, en otras comarcas próximas del tercio norte y en Baleares, siendo de nieve en cotas bajas, y a fuertes vientos en lugares y en las zonas marítimas del Cantábrico, sobre todo y del Mediterráneo en las proximidades de Cataluña, la Comunidad Valenciana y el archipiélago balear.

Esta situación se mantendrá durante el lunes pero a partir de martes se producirá un cambio que tendrá repercusión importante, sobre todo en las temperaturas de la mitad septentrional.

La borrasca mediterránea se desplazará hacia el este y eso traerá consigo que el flujo de vientos que llegue a la Península ya no sea tan de norte y pasará a ser del noreste, o dicho de otra manera nos veremos afectados por una masa de aire siberiana (no polar, como se ha comentado), porque las masas de aire reciben el nombre del lugar de donde proceden, que será más seca pero, a su vez,  mucho más fría.

VÍDEO: ASÍ NIEVA EN MUCHAS ZONAS DE ESPAÑA

En los últimos días se han producido heladas en muchas zonas de la mitad septentrional pero las de la semana próxima serán bastante más fuertes, hasta el punto de que en las cumbres pirenaicas, a partir del martes, pueden registrarse valores por debajo de los -20ºC y en algunas zonas llanas de Castilla y León, en Teruel, en el norte de la provincia de Guadalajara y en zonas altas de Sierra Nevada las temperaturas mínimas pueden rondar los 10ºC bajo cero.

 No es previsible que se registre ningún récord en cuanto a bajas temperaturas puesto que, como es sabido, en el lago Estangento (Pirineo de Lérida) se llegaron a medir -32ºC (2 de febrero de 1956) aunque seguro que ese día, en alturas superiores de la zona aun fue más baja la temperatura y en la cumbres de Sierra Nevada, aunque no hayan quedado registradas, también las ha habido en otras ocasiones y dentro de zonas pobladas hasta -30ºC en Calamocha (Teruel) hasta -30ºC (diciembre de 1963).

Entre las capitales de provincia recordaremos a las tres primeras: Albacete -24ºC (enero 1971), Burgos -22ºC (enero 1971) y Teruel -21,5ºC (enero 1952). ¡Ahí queda eso!

La semana que comienza el lunes 16 de enero será menos propicia para nevadas intensas pero seguirán produciéndose algunas zonas del el noreste, del Sistema Central, Baleares y podrán afectar también a la meseta superior y a algunos lugares del interior de las regiones mediterráneas.

 

 

Dejar un comentario