Nefasto año para la agricultura

Hace poco comentábamos que los embalses tenían menos agua embalsada que el año pasado en las mismas fechas, señal inequívoca de lo poco que ha llovido en los últimos meses.

A consecuencia de ello, lógicamente, la mayor parte de las tierras de España padecen una gran sequía por lo que las cosechas, en su inmensa mayoría van  a ser malas. Por si fuese poco las heladas de los últimos días de abril y los primeros del presente mes vinieron a rematar la faena.

Como digo son mínimas las excepciones pero nos vamos a referir a algunas de las más perjudicadas.

Recordemos que el día 2 de mes de mayo el agua embalsada en la cuenca del Duero estaba en torno al 55% de su capacidad total y ahora se encuentra por debajo del 53% mientras que hace un año rondaba el 95%.

SEQUIA CEREAL

Pues bien la situación actual en las tierras castellano leonesas es la siguiente. Se pueden clasificar en tres los sectores con siembras. De secano hay 2 millones cuatrocientas mil hectáreas, la mayor parte de cereales y forrajes y se  ha perdido ya debido a las condiciones meteorológicas casi el 50% de la cosecha siendo las zonas más afectadas Tierra de Campos, Arévalo, Madrigal de las Altas Torres y Peñarande de Bracamonte. El resto también está bastante perjudicado, aunque aún se puede recuperar si llueve antes de diez o doce días.

De regadío hay 500.000 hectáreas de las cuales tienen ya muchas dificultades, especialmente en la provincia de León y la cuenca del Carrión en Palencia. Las 1500 hectáreas de pastos ya no tienen solución.

De viñas hay 75.000 hectáreas y están bastante afectadas más de 40.000, sobre todo en la zona del Bierzo y en la Ribera del Duero. Las 7.500 hectáreas de frutales se han visto dañadas por las heladas.

Las heladas también han afectado a otras muchas comarcas de España. Han producido graves daños en los viñedos de Navarra, La Rioja, Aragón, Galicia,  Castilla La Mancha y el interior de Castellón y de Valencia. Asimismo, los frutales y los almendros han sufrido las consecuencias de esas bajas temperaturas tardías.

En resumen, que tanto las cosechas de cereales, de vides, de frutales, de aceitunas y demás productos serán malas o muy en toda España.

VER TAMBIÉN: LA AGRICULTURA, LA PROFESIÓN QUE MIRA AL CIELO


Artículos relacionados

Dejar un comentario