La primavera más calurosa desde 1965

Sin contar el mes de junio que está próximo a terminar, que pasará a la historia de la climatología, casi con toda seguridad, como el más caluroso y seco de todos los que llevan ese nombre, esta primavera del 2017 ha sido la más calurosa desde 1965 en conjunto (puede haber alguna excepción) desde que existen observatorios meteorológicos suficientes como para que se pueda hacer una comparación.

Mayo ya nos dejó su tarjeta de visita con la ausencia de precipitaciones y unas temperaturas anormalmente altas hasta el punto de que fue el segundo más cálido desde el año citado.

Los cinco días que faltan para terminar el presente mes de junio se van a caracterizar por unas temperaturas sensiblemente más bajas que las que hemos tenido que padecer y por lluvias en gran parte de la mitad norte peninsular.

calor verano

En todas la capitales de provincia las temperaturas medías del mes de mayo estuvieron por encima de las consideradas como “normales”, destacando Ávila, Granada, Jaén, Madrid, Segovia, Teruel, Valladolid y Zamora en las que se superaron los 3ºC con respecto a la “normal”.

En cuanto a precipitaciones, la primavera (hasta el 31 de mayo) también ha sido llamatívamente seca, ocupando el sexto lugar en cuanto a escasez de lluvias. Solo le superaron en este aspecto, las de 1995 (la más seca de todas), 2005, 1971, 1982, 1987 y 1997.

La precipitación media fue de 133mm, la cual se encuentra un 23% por debajo del valor normal y teniendo en cuenta que las tres estaciones anteriores también fueron muy secas queda claro el porqué de la poca agua embalada y el lamentable estado que presentan las tierras españolas, lo que tiene desesperados, con razón a los agricultores y a los ganaderos dado, asimismo, la escasez de pastos.

En el pasado mayo, las cantidades recogidas superaron a la “normal” solamente en doce capitales de provincia: Oviedo, Burgos, Cádiz, Córdoba, Las Palmas de G.C, León, Lugo, Málaga, Orense, Pontevedra, Sevilla y Zamora.

 

Dejar un comentario