Blog de José A. Maldonado

Secciones

Fenómenos La electricidad en las tormentas

      Como señalaba al final del artículo que publicaba sobre el granizo, iba escribir otro acerca de lo que, sin duda, más sobrecoge el ánimo en una tormenta o, por lo menos, más espectacular resulta, el aparato eléctrico que conlleva. 

      En la atmósfera siempre hay cargas eléctricas libres; la mayor parte de ellas positivas. Junto al suelo existen pocas ya que son atraídas y neutralizadas por la carga negativa de la Tierra; abundan más cuanto más arriba. Así, a unos 100 km/s de altitud pude haber un voltaje del orden de los 200000 voltios.

      Pero veamos lo que ocurre cuando se forma una nube tormentosa. Las microscópicas gotitas de agua que la forman son inicialmente neutras puesto que tienen el mismo número de cargas positivas que neutras.

     Todos sabemos, y lo hemos podido comprobar muchas veces, que cuando se frotan los objetos estos se electrizan. Se separan las cargas positivas de las negativas de forma que unas se van al objeto frotado y las otras se quedan en aquel con el que se frota, el cual es capaz  de atraer cuerpos muy ligeros, como, por ejemplo, pedacitos de papel.

     En las nubes tormentosas, donde como ya comentábamos se producen fuertes corrientes ascendentes y descendentes de aire, las gotas son frotadas violentamente por este, lo que hace que se electricen separándose las cargas negativas,  que tienden a ir hacia abajo, de las positivas, que se van hacia arriba. Se va distorsionado el cambio eléctrico aumentando el voltaje y cuando llega a ser de casi 30000 voltios por cada cm. de distancia dentro de esa nube, salta una chispa que vuelve a poner las cosas en su sitio, es decir devuelve la estabilidad al campo eléctrico. 

     Esa chispa no es otra cosa que el rayo. Un rayo puede saltar entre dos nubes, entre dos partes de una misma nube, de una nube a tierra o, incluso, aunque muy raramente, desde la tierra a una nube, aunque si no llega a tierra su nombre específico es el de relámpago. La rápida expansión y contracción del aire seguida por la descarga eléctrica produce un fuerte sonido, una explosión, y es a lo que se llama trueno, el cual se prolonga por reverberación al aire reflejado en las nubes vecinas.   

    

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Veo que este mes de agosto me he perdido artículos interesantísimos como este. Enhorabuena. Gracias y un afectuoso saludo.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder