Blog de José A. Maldonado

Secciones

Actualidad La DANA: Una situación extraña

El pasado fin de semana una DANA produjo fuertes lluvias torrenciales en las regiones mediterráneas de la Península.

VÍDEO: ANÁLISIS DE LA DANA

Como bien sabéis, el pasado fin de semana una DANA (ese el nombre que se considera técnicamente más correcto) que es sinónimo de “gota fría” (así lo acuño la escuela alemana de meteorología en 1886) produjo fuertes lluvias en las regiones mediterráneas de la Península.

La citada DANA fue la causante de las precipitaciones torrenciales que afectaron al sur de Cataluña, a la provincia de Teruel, a la Comunidad Valenciana y, sobre todo, al interior de la provincia de Castellón donde llegaron a medirse 284 l/m2 en Vinaroz (159 l/m2 en una hora) que constituye el récord en esa zona. El récord de España sin embargo está en los 817 l/m2 en 24 horas que cayeron en Oliva el 3 de noviembre de 1987. Ese mismo día se recogieron 720 l/m2 en Gandía.

 

Una situación extraña

Dado el flujo de aire húmedo procedente del Mediterráneo y la inestabilidad existente el pasado día 19, no podía descartarse que lloviese con tanta intensidad – sin poder precisarse la cantidad exacta-  en el norte de la Comunidad Valenciana. Hasta ahí todo normal.

El hecho de que la DANA se desplazase y llegase a estar centrada en el Golfo de Cádiz, aunque es poco frecuente, tiene precedentes.  Lo que es inédito, al menos en épocas recientes y que conste, es la virulencia que mostró.

En el oeste de la provincia de Málaga llegaron a caer hasta 355  l/m2 en 24 horas en Alpandeire y cantidades parecidas en Campillo, Bobadilla y otras poblaciones de próximas, lo que ocasionó enormes destrozos materiales en la zona debido a las inundaciones que tuvieron lugar. Y lo que es peor, la pérdida de una vida humana.

También se vio afectada el suroeste de la provincia de Sevilla donde el granizo dañó considerablemente a los olivares.

Lo normal hubiese sido que la DANA al desplazarse hacia el sur las precipitaciones no fueran, ni mucho menos, tan intensas.

¿Por qué llovió con tanta intensidad?

Se debió a una concatenación de hechos. Fue fundamental la gran humedad debida al largo recorrido marítimo de la masa de aire que llegaba hasta la Península. Era un auténtico río atmosférico.

En las DANAs no suele darse la circunstancia de que coincida con una borrasca a nivel de la circunstancia terrestre y en esta ocasión sí se dio.

Otro aspecto que influyó en que se produjeran esas lluvias fue el que anticiclón que se encontraba en Centroeuropa estuviese tumbado, lo cual, favorecía que los vientos llegasen procedentes del Mediterráneo y, por último el que en el norte de África, centrada en Túnez, con su giro anticiclónico, también era proclive al aporte de humedad. Pero, no es normal que se den tantas circunstancias.

Y ahora estamos a la espera de la irrupción de vientos claramente de componente norte durante el fin de semana que traerán consigo un brusco descenso de las temperaturas y nevadas no solo en los sistemas montañosos sino también en algunas zonas de la meseta norte.