Blog de José A. Maldonado

Secciones

Actualidad Hacer predicciones meteorológicas constituye una gran responsabilidad

Sé que lo he comentado muchas veces y que peco de pesado pero a raíz de algún comentario reciente, de que la predicción no ha salido lo bien que hubiera deseado en este puente (en algunas Comunidades), que se avecina la Semana Santa y que hace días que nos vienen solicitando el tiempo que hará durante la misma, debo volver a decir que estamos en una época en la que las situaciones atmosféricas son sumamente cambiantes y que lo que hoy es previsible para el jueves próximo, por ejemplo, mañana puede dar un giro radical y tener que cambiar el pronóstico. Es lógico, por tanto, que a quienes tenemos como profesión hacer esas predicciones y transmitirlas a la sociedad, en determinadas épocas del año, nos invada una especial sensación de responsabilidad.
Por supuesto, los pronósticos meteorológicos no van dirigidos exclusivamente a quienes se van de vacaciones (que en su mayoría o su totalidad van buscando ambiente soleado y temperaturas agradables) ni a los hoteleros que van a recibir esa clientela. Ni que decir tiene, que cada vez que hago una predicción estoy pensando en todos los colectivos a los que pueda interesarle. Agricultores, pescadores, montañeros, vendedores de periódicos, heladeros, tiendas de ropa de temporada, personas alérgicas o con otras afecciones en las que los factores meteorológicos puedan tener incidencias etc. y que, en ningún caso se omite o se tergiversa una información para favorecer a un sector determinado. No lo hice nunca ni lo haré jamás. Por honradez profesional y porque, como creo que es fácilmente comprensible, el primer interesado en que el pronóstico salga bien es uno mismo.
Quizá algunos de ustedes recordarán que en más de una ocasión parte del gremio de la hostelería se ha enfadado porque se anunciaba un tiempo que no invitaba a desplazarse en Semana Santa. Concretamente, en el año 1998 hacía un tiempo primaveral en las vísperas y se pronóstico un cambio radical que determinaría características invernales en los días clave. Aquello fue una “bomba” pero, afortunadamente, si se falló fue porque nos quedamos cortos, hasta el punto de que hubo que poner cadenas hasta en Despeñaperros. Habíamos cumplido con nuestro deber de alertar a la sociedad.
En “eltiempo.es” iremos emitiendo pronósticos complementarios a los que figuran en nuestros cuadros para cada población de España y de gran parte del resto del mundo, desde mediados de la semana que termina el Domingo de Ramos. Se harán a tenor de lo que se deduzca de los mapas previstos y, como acabo de comentar, sin tener en cuenta a quienes puedan favorecer o perjudicar aunque, como es natural, con el deseo de que agraden a la mayoría. Esos pronósticos se irán actualizando porque pretender que con diez días de antelación en esta época se cumplan, al cien por cien, para toda España es un sueño casi imposible.
Por último, con arreglo al artículo “Con la llegada de la primavera cambiará el tiempo”, lo titulé así porque los modelos del Centro Europeo de Predicción del día 16 situaban una borrasca en el Golfo de Cádiz para el día 20. Después, esa depresión (borrasca) se ha mantenido en el Atlántico más lejos de lo previsto, de ahí que las circunstancias cambiaran. La Agencia estatal de meteorología realizó un pronóstico parecido al nuestro y luego tuvo que rectificar. La ciencia meteorológica, que tanto ha avanzado en los últimos años, todavía no está, ni hoy por hoy se ve el día en que lo vaya a estar, en condiciones de certificar lo que va a ocurrir y, menos aun en los meses de marzo y abril en los que el riesgo de que un pronóstico no se haga realidad es aún mayor. El predictor es el primero que sufre cuando esto ocurre. Los pronósticos a corto o medio plazo, estadísticamente, se cumplen en torno a un 80 por ciento de las veces pero ese otro 20 por ciento, como es natural, es el que salta a la vista.
Mañana domingo, previsiblemente, la borrasca se acercará a la zona citada pero sin llegar a alcanzarla y será bastante menos profunda por lo que lo más que cabe esperar es algún que otro chubasco aislado y poco importante en puntos del centro y del oeste de Andalucía, principalmente en lugares montañosos.
En cuanto al hecho de que hubiera diferencias entre los símbolos que figuraban en los cuadros que indican concretamente el pronóstico para un lugar determinado y el artículo del blog es porque mientras que aquellos corresponden a la salida automática del modelo, en el comentario escrito se trata de dar un valor añadido basado en un análisis más exhaustivo de la información disponible.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder