Blog de José A. Maldonado

Secciones

Actualidad 2017 ha sido cálido y seco

Exceptuando enero y febrero que fueron en conjunto más bien fríos con respecto a lo “normal”, los demás meses fueron cálidos o muy cálidos lo que convierten al año entre los tres más cálidos (a falta de datos de diciembre) de la serie estudiada desde 1965.

Asimismo, ha sido el segundo más seco desde 1981. Desde el citado año se han registrado en España 11 periodos de sequías importantes siendo el más largo el que comenzó en 1991 y tuvo una duración de 36 meses pero tras una corta interrupción vino otra sequía que duró más de un año por lo que en total puede decirse que ese periodo seco duró algo más de cuatro años.

Desde el siglo XVIII ha habido 36 años extremadamente secos y 28 húmedos por lo que queda claro que en España predominan los periodos de sequía y aunque no se disponen de datos diarios más que a partir de mediados del siglo XIX, en que se instalan las primeras estaciones meteorológicas, el análisis de los anillos de los árboles y los documentos históricos así lo atestiguan.

Creo que es importante señalar que la sequía se mide siguiendo el agua caída desde que sale de la nube hasta que llega al suelo. Bien es verdad, que las altas temperaturas aumentan la evotranspiración pero eso no es que sea un efecto combinado con la sequía como he leído que afirman algunos geógrafos.

La sequía actual es evidente que ha sido o está siendo catastrófica (no podemos decir que haya finalizado) para el campo y se han perdido miles y miles de hectáreas de cosechas de todo tipo y que, igualmente, se refleja en la situación que presentan los embalses. 2016 finalizó con un total de agua almacenada en España de 28598 m3 mientras que actualmente hay 21391 h3.